¡Bienvenido Tenpo a Selyt!

Llego la democracia de las finanzas